Relación entre una ETT y la empresa usuaria

Relación entre una ETT y la empresa usuaria

Las empresas de trabajo temporal tienen como finalidad ofrecer sus servicios a empresas usuarias, aportándoles temporalmente trabajadores y evitándoles así realizar directamente contratos de trabajo. La relación entre estas empresas se formaliza a través de un contrato de puesta a disposición que no se rige por el Derecho del Trabajo sino por el Mercantil.

Mediante el contrato de puesta a disposición, que debe formalizarse por escrito, la empresa de trabajo temporal se compromete a ceder temporalmente trabajadores, poniéndolos a disposición de la empresa usuaria para que pueda atender a sus necesidades temporales. Como consecuencia de lo anterior, los contratos de puesta a disposición se podrán celebrar en las mismas ocasiones que la empresa usuaria puede celebrar contratos de duración determinada y durará lo que el contrato temporal del trabajador cedido.

De forma expresa, se excluyen de este tipo de contratos los supuestos de sustitución de huelguistas, trabajos de especial peligrosidad, cuando la empresa usuaria haya amortizado en los doce meses anteriores el puesto que pretenda cubrir, por despido improcedente, despido colectivo, despido por causa objetiva o extinción basada en incumplimiento grave del empresario, salvo casos de fuerza mayor, y cuando se intente ceder trabajadores a otra empresa de trabajo temporal.


¿Qué es una empresa usuaria?

Una empresa usuaria es aquella empresa que recurre a una ETT para cubrir puestos de empleo. El trabajador firma un contrato con la ETT, con quien mantiene una relación laboral, y es puesto a disposición de la empresa usuaria, con quien mantiene una relación mercantil. Entre la empresa usuaria y el trabajador se establece únicamente una relación funcional, pues finalmente el trabajador depende del contrato que ha firmado con la ETT. El empleado contratado prestará sus servicios a la empresa usuaria y desempeñará sus funciones bajo su mando.

Para establecer la cesión del trabajador a disposición de la empresa usuaria, esta deberá firmar un contrato de puesta a disposición con la empresa de trabajo temporal.


¿Qué es un contrato de puesta a disposición?

El contrato de puesta a disposición es un documento en el cual se plasma por escrito la cesión del trabajador para que preste servicios a la empresa usuaria, que será sometido a su poder dirección. Este contrato se firmará entre la ETT y la empresa usuaria.

¿Cuándo podrán firmar la ETT y la empresa usuaria un contrato de puesta a disposición?

  • Para realizar una obra o servicio determinado con una duración no determinada, pero limitada en el tiempo.
  • Para atender un aumento del volumen de la producción u otras exigencias circunstanciales del mercado.
  • Para cubrir de forma temporal un puesto de trabajo permanente.
  • Para sustituir a los trabajadores de la empresa usuaria con derecho a reserva de puesto de trabajo.

La duración de este contrato estará limitada según el tipo de contrato que se desee realizar al trabajador, bien por tiempo indefinido o temporal. Este documento deberá formalizarse por escrito y registrarse en la Oficina de Empleo en un plazo de 10 días tras la celebración del contrato.

Una vez que el contrato de puesta a disposición finalice, y en caso de que el trabajador continuara trabajando para la empresa usuaria, se le consideraría como contratado de forma indefinida por esta.


Obligaciones de la ETT y la empresa usuaria en materia preventiva

La empresa de trabajo temporal debe velar por la salud y el bienestar del trabajador en la empresa usuaria. Esta última está obligada a comunicar a la ETT y a los servicios de prevención de riesgos laborales todo lo que esté relacionado con el trabajo que el empleado va a desempeñar en la organización. Por ello se deberá establecer una relación fluida entre la ETT y la empresa usuaria, donde se pongan a disposición de la empresa de trabajo temporal toda la evolución de los riesgos laborales del trabajador.

Si el trabajador sufre un accidente o enfermedad laboral deberá ser comunicado a la ETT de forma inmediata para que puedan dar aviso a las autoridades laborales. Si la empresa usuaria incumpliera con esta obligación, podría sufrir graves consecuencias legales.

Por ello, la relación entre la ETT y la empresa debe darse de forma bilateral y coordinada para garantizar la seguridad de los trabajadores. Estos empleados proporcionados por la ETT tendrán los mismos derechos respecto a los que estén contratados directamente por la empresa usuaria.

Si el trabajador sufriera un accidente laboral durante el desempeño de su labor, la empresa usuaria deberá abonar los gastos extras que el trabajador genere a la Seguridad Social, mientras el contrato del empleado siga vigente.


Otras obligaciones con el trabajador

En cuanto al pago de los salarios y las cuotas a la Seguridad Social, esta acción correrá a cuenta de la ETT. Los trabajadores podrán cobrar como mínimo el salario establecido en el convenio de la empresa usuaria.

La empresa de trabajo temporal, por otro lado, se encargará de emitir la sanción o el despido correspondiente al trabajador. La empresa usuaria podrá comunicar a la ETT cualquier falta que cometa el empleado y será esta última la que decida sobre las acciones a emprender.

INFORMACIÓN Y PRESUPUESTO ON-LINE