Relación entre una ETT y la empresa usuaria

Las empresas de trabajo temporal tienen como finalidad ofrecer sus servicios a empresas usuarias, aportándoles temporalmente trabajadores y evitándoles así realizar directamente contratos de trabajo. La relación entre estas empresas se formaliza a través de un contrato de puesta a disposición que no se rige por el Derecho del Trabajo sino por el Mercantil.

Mediante el contrato de puesta a disposición, que debe formalizarse por escrito, la empresa de trabajo temporal se compromete a ceder temporalmente trabajadores, poniéndolos a disposición de la empresa usuaria para que pueda atender a sus necesidades temporales. Como consecuencia de lo anterior, los contratos de puesta a disposición se podrán celebrar en las mismas ocasiones que la empresa usuaria puede celebrar contratos de duración determinada y durará lo que el contrato temporal del trabajador cedido.

De forma expresa, se excluyen de este tipo de contratos los supuestos de sustitución de huelguistas, trabajos de especial peligrosidad, cuando la empresa usuaria haya amortizado en los doce meses anteriores el puesto que pretenda cubrir, por despido improcedente, despido colectivo, despido por causa objetiva o extinción basada en incumplimiento grave del empresario, salvo casos de fuerza mayor, y cuando se intente ceder trabajadores a otra empresa de trabajo temporal.

INFORMACIÓN Y PRESUPUESTO ON-LINE