Efectos de un despido improcedente

En caso de la declaración judicial de improcedencia de un despido tras un procedimiento de impugnación del mismo surgen diversas consecuencias jurídicas.

Fundamentalmente hay dos consecuencias opcionales que son la readmisión del trabajador en las mismas condiciones que regían antes de producirse el despido o el abono de una indemnización cuya cuantía se fija de acuerdo con lo previsto por esta misma norma. Hay que tener en cuenta que la primera de las opciones irá acompañada de los correspondientes salarios de tramitación.

Los salarios de tramitación se refieren a una cantidad igual a la suma de los salarios dejados de percibir desde la fecha de despido hasta la notificación de la sentencia que declare la improcedencia o hasta que hubiera encontrado otro empleo, si tal colocación fuera anterior a dicha sentencia y se probase por el empresario lo percibido para su descuento de los salarios de tramitación.

La opción, si no se ha expresado antes, deberá ejercitarse mediante escrito o comparecencia ante la oficina del Juzgado de lo Social, dentro del plazo de cinco días desde la notificación de la sentencia que ha declarado el despido improcedente, sin esperar a la firmeza de la misma, si fuera la de instancia.

INFORMACIÓN Y PRESUPUESTO ON-LINE