Carta de despido

A pesar de que el despido es un acto de voluntad del empresario, la normativa exige que la comunicación del mismo se realice por escrito, y contenga un contenido mínimo. A falta de este contenido mínimo, es decir si no se entrega la carta de despido, éste será considerado improcedente. Además, también es obligatorio comunicar el despido a la representación de los trabajadores.

La información mínima y las condiciones de carta de despido es la siguiente:
1. Una descripción clara, concreta y precisa que permita que el trabajador conocer las causas/hechos que motivan la medida.
2. Fecha de efectos de la medida.

A través de la carta, el trabajador conoce las causas que motivan su despido, y podrá impugnar la medida judicialmente, además es en atención a lo recogido en la misma, en lo que se puede basar el empresario para defender la procedencia de la medida, lo que no se hubiera indicado en la carta, no podrá debatirse en juicio.

Si el despido está basado en causas objetivas, además de entregar la carta, el empresario deberá de poner a disposición del trabajador el importe de la indemnización a la que tuviera derecho, y si este no está bien calculado, y siempre que la diferencia se deba considerar no subsanable, el despido se considerará improcedente.

Para ello, existen dos formas de entrega. La primera es la entregada en mano al trabajador, si el trabajador se niega a firmar, es conveniente que existan testigos que puedan demostrar el intento de entrega de la carta. La segunda forma consiste en el envío de la misma mediante burofax con acuse de recibo y certificación de contenido, telegrama o vía semejante.

Mediante la carta de despido el trabajador acredita su situación legal de desempleo, lo
que le permitirá, si cumple con los requisitos exigidos, percibir las prestaciones correspondientes.

INFORMACIÓN Y PRESUPUESTO ON-LINE