Trabajador autónomo económicamente dependiente

En 2007 se aprobó la Ley 20/2007 denominada Estatuto del Trabajo Autónomo en la que se constituía por primera vez el reconocimiento al denominado trabajador autónomo económicamente dependiente.

Esta figura es utilizada para denominar al trabajador autónomo que realiza su actividad económica o profesional para una empresa o un cliente del que percibe al menos el 75 de sus ingresos.

La propia Ley determina como se calcula el porcentaje que limita la consideración de un trabajador autónomo como económicamente dependiente. Para dicho cálculo se deben tener en cuenta los ingresos totales percibidos por el trabajador autónomo por rendimientos de actividades económicas o profesionales como consecuencia del trabajo por cuenta propia realizado para todos los clientes, incluido el que se toma como referencia para determinar tal condición, así como los rendimientos que pudiera tener como trabajador por cuenta ajena en virtud de contrato de trabajo, bien sea con otros clientes o empresarios o con el propio cliente. En todo caso se deben excluir los ingresos que procedan de los rendimientos de capital o plusvalías que perciba el autónomo derivados de la gestión de su propio patrimonio personal, así como los ingresos procedentes de la transmisión de elementos afectos a actividades económicas.

INFORMACIÓN Y PRESUPUESTO ON-LINE