LA DILIGENCIA DEBIDA Y EL RENDIMIENTO EN EL TRABAJO

El deber prestación de diligencia por parte del trabajador supone que éste deberá desarrollar su labor intentando obtener un rendimiento que se considere normal, siendo esta normalidad determinada a través de los criterios de organización de la empresa.

En el caso de que exista efectivamente una disminución continuada y voluntaria, es decir, que no intervengan causas objetivas distintas, en el rendimiento de trabajo, el trabajador podrá ser despedido conforme a lo establecido en el artículo 54.2 del Estatuto de los Trabajadores. Los convenios colectivos pueden establecer otro tipo de sanciones menos graves como la suspensión de empleo y sueldo, por ejemplo.

INFORMACIÓN Y PRESUPUESTO ON-LINE