Indemnización por despido improcedente

La reforma laboral que entró en vigor en 2012 introdujo dos tipos de indemnización derivadas de un despido improcedente basadas en el momento de firma del contrato del trabajador. En concreto, el cálculo de la indemnización de los contratos formalizados con anterioridad a la entrada en vigor de la reforma se realizaba, por un lado, por 45 días de salario por año trabajado por el tiempo de prestación de servicios anterior a dicha fecha y a razón de 33 días de salario por año trabajado por el tiempo de prestación de servicios posterior con un límite de 24 mensualidades.

El Tribunal Supremo ha dictado en los últimos días una sentencia para los supuestos en los que un trabajador con una extensa antigüedad en la empresa no ha acumulado la necesaria para alcanzar el derecho al límite de 42 mensualidades. Desatendiendo lo dicho por la reforma, este ha elevado la indemnización, no aplicando el límite de 24 mensualidades. Esto da lugar a una protección de los trabajadores más antiguos y aunque se trata de una sentencia por ahora única los expertos hablan de la posibilidad de que en instancias inferiores se comience a aplicar este criterio.

INFORMACIÓN Y PRESUPUESTO ON-LINE